miércoles, 9 de septiembre de 2015

Historias de leyenda: La final del Mundial 1986



Argentina y Alemania Federal se enfrentaban en la final de la Copa del Mundo 1986. El legendario Estadio Azteca sería el lugar que albergaría dicho encuentro. La selección ambiceleste llegaba a estas instancias después de haber quedado líder en su grupo, de haber ganado a Uruguay en los octavos de final, de vencer a Inglaterra en los cuartos de final y de ganar a Bélgica en las semifinales por 2 a 0. En cambio, Alemania Federal acabó segundo en su grupo,  ganó a Marruecos en los octavos de final, venció a México en los cuartos de final y finalmente los alemanes ganaron a Francia por 2 a 0 en las semifinales.

Carlos Bilardo utilizó el sistema táctico 3-5-2 y  lo formaban Nery Pumpido en la portería, Ruggeri, Brown y Cuciuffo en el centro de la zaga, Batista, Enrique y Burruchaga en el sector central del medio del campo, Olarticoechea y Giusti por las bandas izquierda y derecha respectivamente y finalmente, Maradona y Valdano formaban el dúo de delanteros centros.

Franz Beckenbauer optó por utilizar un sistema táctico de carácter defensivo como es el 5-3-2 y lo formaban Schumacher en la portería, Jakobs como líbero, Förster y Briegel como defensas centrales, Berthoid y Brehme estaban como defensas laterales, Eder, Magath y Matthäus en el medio del campo y Rummenigge y Allofs como dúo de delanteros centros.

Los zagueros de Alemania y Argentina arrancaron los primeros minutos sabiendo perfectamente a quien debían marcar. Ruggeri marcó a Rummenigge desde el primer munuto. En cambio, en el bando aleman el líbero Jakobs, fue quién más marcajes realizó sobre Maradona y sus compañeros en la zaga, Briegel y Förster también le ayudaban en esa tarea. Maradona desde el primer momento sufrió una gran presión por parte de la zaga alemana ya que los alemanes eran muy conscientes del gran talento futbolístico que exhibió Maradona a lo largo del Mundial 1986.

En los 3 primeros minutos, Alemania Occidental arrancó con mucha energía y ganas de priorizar su juego ofensivo. Pero poco después, Argentina fue creciendo en términos de protagonismo, demostró muchas ganas de querer jugar al toque y generó algunas ocasiones de gol. Argentina movía bien la pelota cuando la orientaba hacia el sector diestro del campo y ahí supo aprovechar la buena influencia que el volante exterior derecho Giusti tenía en el juego de la selección ambiceleste. Giusti hizo un buen partido, mostró buenos detalles de su técnica y fue uno de los mejores jugadores de Argentina en la primera parte. Otro futbolista que jugó bien en la primera parte fue Burruchaga quien se mostró como un futbolista muy activo en ataque y ofrecía unas asistencias muy buenas. Además, también destacaron varios futbolistas argentinos destacables como Enrique quien hizo una buena labor en el medio del campo y el zaguero Cuciuffo quien se mostró sólido en las labores defensivas. En cambio Alemania, fue poco a poco priorizando su faceta defensiva y ahí destacaba el “tanque” Briegel quien se mostraba como un defensa férreo.

En el minuto 23, hubo una falta en el sector diestro del campo que la ejecuta Jorge Burruchaga y esa falta se convierte en un centro que lo remata con la cabeza José Luis Brown para hacer el primer gol del marcador. El zaguero Brown en este tanto demostró una de sus grandes virtudes como fue su poderío en el juego aéreo y se aprovechó de una mala salida del arquero alemán Schumacher. Lo cierto es que este gol se lo merecía Argentina ya que fue la selección que más llevo la iniciativa hasta entonces, la que más quería tener la posesión de la pelota y la que más proyectaba su juego hacia el aspecto ofensivo, mientras que Alemania Federal estuvo muy replegada y concentraba su labor defensiva en intentar parar a Maradona.

A pesar de marcar este gol, Argentina no se relajó y siguió buscando con mucha intensidad el segundo tanto del encuentro. Alemania a lo largo de la primera media hora del encuentro tuvo muchas dificultades a la hora de profundizar su juego y prueba de ello, fue que en el minuto 30, realizó la única ocasión del encuentro que fue realizada por Rummenigge quien hizo un disparo que se marchó fuera del área de Pumpido. Estas dificultades que tenía Alemania a la hora de mover la pelota a partir de la zona de ¾ ponía de manifiesto la buena labor de la línea de 3 formada por Cuciuffo, Brown y Ruggeri en el bando argentino.

Finalizó la primera parte y el contexto era favorable a los argentinos. Argentina durante los primeros 45 minutos fue superior a la pragmática selección alemana, aunque Alemania Federal cumplió su plan principal de intentar anular a Maradona durante la primera parte, ya que “el pelusa” no tuvo tanta libertad de movimientos como la tuvo en el duelo de cuartos de final del Mundial 1986 ante Inglaterra, pero esa idea de anular a Maradona, de momento no le sirvió a Alemania para evitar que la selección ambiceleste se fuera con una ventaja de un gol en el marcador después del primer periodo de tiempo.

En los instantes previos al comienzo de la segunda parte el “Kaiser” Franz Beckenbauer, realizó un cambio de carácter ofensivo. En esta sustitución, se marchaba del terreno de juego, el ariete Allofs y entraría al terreno de juego uno de los mejores  goleadores del fútbol alemán como es Rudi Völler. Lo cierto es que era necesario un cambio como este ya que Alemania mostró una versión muy pobre de sí misma en ataque durante la primera parte.

En la segunda parte, Alemania, intentó crear ocasiones de gol pero sin éxito. En cambio, Argentina, cuando más replegada parecía que estaba, fue capaz de anotar el segundo tanto por mediación de un contragolpe. El origen de la jugada del segundo tanto, se produjo después de un lanzamiento de falta de Brehme que lo despejó con la cabeza un jugador argentino. Pumpido atrapó con las manos el balón, se lo dio a Valdano, quien hizo una buena cabalgada y este le cedió la pelota a Maradona tras un rechace de un defensor alemán. Más tarde, “El pelusa” le paso el esférico al mediocampista Héctor Enrique, quien le hizo un pase excelente a Valdano y el exfutbolista del Real Zaragoza, encaró a Schumacher y con mucha sangre fría batió al guardameta alemán. Jorge Valdano merecía anotar un tanto como este, porque este futbolista argentino se mostró muy activo en la primera parte y le creó muchos problemas a los zagueros alemanes.

En el minuto 62, se producía otro cambio de carácter ofensivo  en el combinado alemán. En ese instante, salía del terreno de juego el exfubolista del Hamburgo, Felix Magath y entraba al terreno de juego, Dieter Hoeness. Los dos únicos cambios de Alemania fueron acertados ya que Völler seria posteriormente un futbolista que estaría acertado de cara al gol y Hoeness fue un futbolista que se mostró muy activo en ataque, que también provocó varios corners que finalizarían en jugadas ofensivas de Alemania Federal que serían importantes en el devenir del encuentro.

Alemania con el paso del tiempo le daba cada vez más importancia al juego ofensivo, mientras que Argentina intentaba aprovechar los defectos de los alemanes en las transiciones ataque-defensa, para hacerles daño por medio de algunos contragolpes que acababan en buenas ocasiones de gol.

La insistencia de Alemania de intentar atacar tuvo su recompensa cuando en el minuto 74, Brehme realiza un saque de esquina que cabecea Briegel y el rebote le cae a Rummenigge, quien anota el primer gol de Alemania Federal. Lo cierto es que Alemania es una selección que a largo de su historia se ha caracterizado mucho por saber actuar muy bien en los corners y este gol es una prueba de esto.

La selección alemana sabía que debía de mantener esta actitud hasta el final y siguió intentando priorizar su juego en ataque. De nuevo, Alemania supo anotar otro tanto tras la ejecución de otro corner y este se produjo en el mismo lado en el que se realizó el corner que provocó el primer tanto alemán. Brehme, sacó el corner,  que se fue al sector diestro del área donde cabecea el balón un futbolista alemán y la pelota le llega a Karl Rummenigge quien de cabeza hizo el gol de la igualdad. Resulta curioso que los 2 tantos de Alemania llegasen tras 2 corners lo cual demostraba la fortaleza del combinado alemán en este aspecto del juego y la debilidad de la defensa argentina en este ámbito de la fase defensiva.

Cuando una selección como Argentina está soportando unos momentos de adversidad en un evento tan importante como es la final de una copa del mundo, necesita a su mejor futbolista. Diego Armando Maradona, vivió un partido muy difícil en el que tuvo que soportar la presión de los zagueros alemanes y le costó mucho hacer algunos de los excelentes regates que mostró en partidos anteriores del Mundial 1986, pero a pesar de esto, resulto ser un futbolista determinante en el destino del encuentro, cuando en el minuto 83 hace una asistencia excelente desde el medio del campo que lo aprovecha Burruchaga para realizar un buen spring y marcar el gol de la victoria para la selección ambiceleste con una definición sublime. En mi opinión, Burruchaga fue el mejor jugador del partido, no solo por el gol, sino porque también fue un futbolista que se mostró muy activo en ataque en los 90 minutos, con sus buenas asistencias y su excelente técnica, mientras que Maradona fue el mejor futbolista del campeonato.

Alemania parecía que estaba desmoralizada tras el gol de Burruchaga ya que no creó ninguna ocasión de gol después del minuto 83. Bilardo tras el gran rendimiento y el desgaste físico que realizó Burruchaga decidió darle un descanso y entró en su lugar Trobbiani.

Finalmente, Argentina ganó su segunda copa del mundo. El Mundial 1986 supuso la consagración de Maradona para ser considerado como un futbolista legendario dentro de la historia del fútbol argentino. Las apariciones del pelusa fueron determinantes para Argentina. En cambio, la selección alemana hizo una gran trayectoria desde los octavos de final hasta la final. Posiblemente, el partido más destacable de este combinado fue el duelo de semifinales en el que Alemania ganó a Francia. La selección alemana hizo gala de un gran rigor táctico y defensivo a lo largo del Mundial 1986, pero eso no fue suficiente para ganar a una selección como la albiceleste que en este torneo tuvo un ataque extraordinariamente efectivo.

5 comentarios:

futbollium dijo...

Los Argentina- Alemania en las finales de los mundiales son todo un clásico. Esta fue la primera y la más espectacular de todas.

Un saludo

McGovern 2011 dijo...

@futbollium
Yo también pienso que la primera de las tres finales entre Argentina y Alemania, fue la mejor de todas porque fue en la que más goles se vieron y en la que hubo más emoción. Yo creo que eso de debió a que la selección ambiceleste, en la primera parte y en algunos tramos de la segunda parte, quiso ser una selección que atacase mucho y disparara continuamente a puerta.

En cambio, en las 2 otras finales del Mundial que se disputaron entre Alemania y Argentina, fueron duelos muy tácticos en los que ambas selecciones prefieron no encajar ningún gol que marcar alguno. Un saludo y gracias por comentar.

Liza R dijo...

Que pasada tu blog. Sigue asi!!

McGovern 2011 dijo...

@Liza R

Gracias por tus elogios.

David Garrido dijo...

Muy bueno tu blog