jueves, 19 de marzo de 2015

Historias de leyenda: El partido de la mano de dios y del gol del siglo


En el Mundial 1986, Inglaterra y Argentina se enfrentaban en un choque de cuartos de final, que prometía ser apasionante. La selección argentina venía a este choque después de ganar a Uruguay en los octavos de final y de quedar líder de su grupo en la primera fase. En cambio, Inglaterra afrontaba este duelo de cuartos de final, tras ganar a Paraguay por 0 a 3 en los octavos de final y quedar en la segunda posición de su grupo, en la primera fase.

El DT argentino, Carlos Bilardo optó por usar su peculiar sistema táctico del 3-5-2 alineando de titulares a Pumpido en la portería; Brown, Cuciuffo y Ruggeri en una línea de 3 zagueros; Batista, Burruchaga y Olaricoechea en el sector central del medio del campo; Enrique y Giusti en las bandas; y Maradona y Valdano como delanteros. En cambio, el técnico inglés, Bobby Robson, decidió utilizar como sistema táctico el clásico 4-4-2. En la alineación titular que Inglaterra tuvo en este partido, Peter Shilton fue el cancerbero, Terry Butcher y Fenwick, fueron los zagueros centrales, Gary Stevens y Sanson jugaron en las demarcaciones de defensas laterales, los mediocentros puros fueron Hoddle y Reid; Trevor Steven y Hodge, fueron los volantes exteriores y Lineker y Beardsley, formaron el dúo de delanteros centros.

En toda la primera parte, Argentina fue el equipo que más dominó la posesión del balón y el que llevó la iniciativa, mientras que Inglaterra tuvo un protagonismo casi inexistente, en este partido. La selección argentina movía la pelota con mucha tranquilidad y en los momentos en los que no tenía la pelota, salía a presionar arriba. A Maradona ya desde el minuto 10, se le vio con muchas ganas de intervenir en el duelo, ofrecer espectáculo con sus buenas habilidades futbolísticas y de tener una importante presencia. El “pelusa” generó mucho peligro hacia la meta rival en la primera parte con tres lanzamientos de falta. Además, los defensas ingleses, en la primera parte, mostraron muchas dificultades a la hora de intentar detener las incursiones de Maradona por el carril central y el “diez” se esfumaba con facilidad de los zagueros. En la primera parte, Diego Armando Maradona, fue el gran arma ofensiva de los argentinos.
El tridente de mediocentros formado por el “checho” Batista,  Olarticochea y Burruchaga distribuía bien el dominio del balón. Además, Burruchaga, mostró una buena capacidad de creatividad. El “vasco” Olarticoechea, por su parte, quiso tener presencia en la fase ofensiva de Argentina y las aportaciones que hizo al juego de Argentina fueron correctas.
En lo referente a la fase defensiva, hay que decir que la línea de 3 defensas de Argentina mostró una enorme seguridad a lo largo de la primera parte. El zaguero argentino Brown, fue muy contundente en las labores defensivas y Ruggeri se mostró muy sólido en la fase defensiva.
Peter Shilton, el arquero ingles, fue junto al delantero Beardsley uno de los pocos jugadores de Inglaterra que tuvo una presencia más o menos destacable en la primera parte. El legendario exguardameta del Nottingham Forest transmitió mucha seguridad a su zaga a la hora de detener los balones aéreos y Beardsley realizó la única ocasión de gol de los ingleses en la primera parte.

En el inicio de la segunda parte, siguió la tónica habitual de lo que se había visto en la primera parte. Argentina era el conjunto que más atacaba y el que más presencia tenía en el partido, mientras que “los pross” utilizaban el repliegue. La buena actitud de Argentina tuvo su recompensa cuando Maradona, realizó 2 acciones que pasarían a la eternidad y son muy famosas en la historia del fútbol mundial. La primera ocurrió en el minuto 51, cuando después de una incursión por el sector izquierdo de la zaga inglesa, Maradona le pasó el balón a Jorge Valdano. El buen exfutbolista del Zaragoza que tuvo poca presencia en este partido del Mundial 1986, intentó devolvele la pelota a Maradona, pero el balón le llegó al inglés Hodge, quien con un mal despeje hizo que el balón se elevase y Maradona lo rematase con la mano. El arbitro tunecino Ali Bennaceur, no se percató de que Maradona golpeó el balón con la mano, posiblemente debió pensar que “el pelusa” había rematado el balón con la cabeza y por tanto, dió como valido este gol a pesar de las protestas de los jugadores ingleses. Este tanto se catalogó como la mano de dios. 4 minutos después de este gol, Maradona realizó una buena incursión por la banda diestra en la que regateó a 6 futbolistas ingleses y marcó el 2 a 0.

“Ahí la tiene Maradona, lo marcan dos. Pisa la pelota Maradona, arranca por la derecha el genio del fútbol mundial. Y deja el tendal y va a tocar para Burruchaga. ¡Siempre Maradona! ¡Genio! ¡Genio! ¡Genio! tá’ tá’ tá tá ¡Goooool! ¡Gool! ¡quiero llorar! ¡Dios Santo! ¡viva el fútbol! ¡Golazo! ¡Diegol! ¡Maradona! Es para llorar, perdónenme. Maradona, en recorrida memorable, en la jugada de todos los tiempos. Barrilete cósmico, ¿de qué planeta viniste para dejar en el camino a tanto inglés? Para que el país sea un puño apretado gritando por Argentina. Argentina 2, Inglaterra 0. Diegol, Diegol, Diego Armando Maradona. Gracias Dios por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por este Argentina 2 Inglaterra 0.” Victor Hugo Morales.

Argentina a partir del segundo gol empezó a replegarse, mientras que Inglaterra empezó a tomar un protagonismo que había sido inexistente en la primera parte y a frecuentar más veces el área rival. En el minuto 69, el delantero Waddle entró por el mediocampista Reid. Tal y como estaba el contexto del partido se podría decir que este fue un cambio acertado ya que Reid apenas tuvo participación en el juego del equipo y a Inglaterra, le podía beneficiar bastante la presencia de un jugador de tendencia ofensiva como es Waddle, en su búsqueda por intentar anotar el primer gol del encuentro. Más tarde, en el minuto 74, Bobby Robson hace otro cambio en el bando inglés y este fue mucho más acertado que el primero. En esta sustitución entró el delantero Barnes y se marchó el mediocentro Trevor Steven. La presencia de Barnes en los minutos finales fue muy importante, ya que este futbolista inglés con sus incursiones por la banda izquierda hizo que esta banda fuese la principal vía para profundizar el juego de la selección inglesa en los minutos finales. En el minuto 78, el actual presentador del programa Match of the day en la BBC, Gary Lineker hizo el único tanto de Inglaterra cuando remató de cabeza un centro de Barnes desde el sector izquierdo. Tras este tanto, Lineker se proclamó como máximo goleador del Mundial de México 1986 con 6 goles.


Finalmente, Argentina ganó este partido que fue recordado como uno de los mejores de la historia de los mundiales. Tambien, la selección argentina, se proclamó campeona del Mundial 1986, tras derrotar en las semifinales a Bélgica por 2 a 0 y a Alemania Federal por 2 a 3.

7 comentarios:

Nahuel Bargas dijo...

En ese partido Maradona convirtió el mejor gol de los Mundiales, pero también uno de los grandes robos de la historia de la competición, que por carecer de legitimidad nunca me enorgullecerse, a pesar de ser argentino.
Buen relato de tal vez un partido mítico.
Saludos

Nahuel Bargas dijo...

En ese partido Maradona convirtió el mejor gol de los Mundiales, pero también uno de los grandes robos de la historia de la competición, que por carecer de legitimidad nunca me enorgullecerse, a pesar de ser argentino.
Buen relato de tal vez un partido mítico.
Saludos

Noé Hernández dijo...

Una de las varias exhibiciones de Maradona en aquel Mundial. Saludos.

McGovern 2011 dijo...

@Nahuel Bargas

Lo cierto es que todos coincidimos a la hora de considerar que el segundo gol que hizo Maradona en este partido fue el mejor de la historia de los mundiales. Saludos y gracias por tus elogios.

@Noé Hernández

Si, lo cierto es que el nivel que mostró Maradona en el Mundial del 86, fue muy bueno. Saludos y gracias por comentar.

Martín Olivé dijo...

El mejor gol de los mundiales, el día que Maradona se hizo leyenda.

Saludos.

futbollium dijo...

La consagración de Maradona, que luego se confirmó con su paso por el SCC Napoli al que hizo campeón en Italia.

Un saludo

McGovern 2011 dijo...

@Martín Olivé

Gracias por comentar. Saludos.

@futbollium

Lo cierto es que ese partido supuso su consagración a nivel internacional. Y lo que después hizo Maradona con un equipo como el Napoli que antes de su llegada no estaba aconstumbrado a ganar scudettos, fue extraordinario. Un saludo y gracias por comentar.