miércoles, 24 de julio de 2013

La previa del partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores 2013

 
 



Como ya saben los que habitualmente siguen el fútbol de América, la final de la Copa Libertadores no se disputa a partido único y en un estadio neutral, en realidad la final de la Copa Libertadores se juega a doble partido y en los 2 estadios de los 2 equipos que la juegan. Olimpia en el partido de ida le ganó 2 a 0 a Atlético Mineiro. Pero el equipo brasileño es un conjunto que en este torneo se ha especializado en remontar eliminatorias y partidos. El ejemplo más reciente fue la eliminatoria de semifinales entre el Atlético Mineiro y Newell’s Old Boys. El equipo que antes lo entrenaba el “Tata” Martino ganó por 2 goles a 0, el partido de ida disputado en el Estadio Marcelo Bielsa, después cayó en el partido de vuelta ante Atlético Mineiro con el resultado de 2 a 0 y perdió la eliminatoria en la tanda de penaltis. Al igual que Newell’s, Olimpia juega el partido de vuelta en el estadio del Atlético Mineiro y llega con la misma ventaja con la que llegó Newell’s al partido de vuelta de semifinales, así que el club paraguayo no se debería relajar teniendo en cuenta lo que ocurrió en las eliminatorias anteriores del Atlético Mineiro.

Olimpia tras la ventaja que consiguió en la ida se concentrará más en defender que en atacar y dejará que el equipo brasileño lleve la manija del encuentro. Ya en el partido de ida, Olimpia jugó a la defensiva para esperar algún error del rival y lanzar varios contragolpes mientras que el club brasileño fue el equipo que más tuvo la pelota. Así que sería muy extraño que el club paraguayo mostrara un estilo de juego distinto al que mostró en el partido de ida.

Atlético Mineiro es uno de los equipos de América que más pegada poseen. El equipo brasileño tiene a un gran goleador como es Jô Alves, quién está viviendo la mejor temporada de su carrera deportiva después de estar en un gran elenco de equipos europeos como son el Manchester City, el CSKA moscovita y el Everton. Alves es junto a Diego Tardelli dos de las amenazas ofensivas más destacables del club de Brasil. Ambos futbolistas han marcado 6 goles y son los máximos goleadores de la Copa Libertadores junto al argentino Scocco. Otro de los peligros ofensivos es su jugador estrella Ronaldinho, quién ya no tiene nada que ver con aquel Ronaldinho que vimos en la temporada 2007-2008 que esa fue la temporada más decadente del FC Barcelona de Rijkaard y que en esta Copa Libertadores se está pareciendo más al Ronaldinho que se vio en el club barcelonés desde el año 2003 hasta el año 2007. Este futbolista habrá perdido la gran velocidad que tuvo en esa época pero lo que no se ha deteriorado es su talento futbolístico. Lo ha demostrado con el gran número de asistencias de gol que ha realizado tanto en el Brasileirao como en la Copa Libertadores y con algunos regates alucinantes que aún sigue haciendo pero no con tanta frecuencia como en temporadas anteriores. Bernard es otro jugador ofensivo que es muy peligroso. No pudo disputar el partido de ida de esta final y el equipo notó su ausencia porque Luan su sustituto hizo un partido de bajo nivel. Bernard es un jugador que tiene mucha velocidad, una gran técnica y es muy habilidoso.  Pierre y Josué forman el doble pivote. Josué estuvo muchos años en Europa, jugando en el Wolfsburgo de la Bundesliga y es uno de los jugadores más importantes del equipo brasileño. La defensa es muy poco fiable y su solidez es muy débil. Encima, sus dos defensas laterales, Marcos Rocha y Richarlyson no van a poder jugar este partido. Ambos serán sustituidos por Michel y Junior César. Pero lo que le salva al club brasileño en defensa, es tener a un guardameta del nivel de Victor. Victor es uno de los 3 mejores porteros del Braileirao junto a Càssio y a Rogerio Ceni. El portero del Atlético Mineiro se caracteriza por ser un guardameta muy ágil, realizar unas paradas extraordinarias que evitan muchos goles en contra y posicionarse muy bien.

En cambio, Olimpia tiene una defensa muy fiable e incluso muchos periodistas consideran que ese es el punto fuerte del equipo paraguayo. Julio Manzur (ex jugador del Pachuca), Candia y Miranda (ex jugador del Pachuca) forman una defensa de tres muy férrea y casi impenetrable. Bajo los palos de la portería paraguaya, estará el charrúa, Martín Silva. Silva hizo unas actuaciones enormes en la eliminatoria de cuartos de final frente al Fluminense y en el partido de vuelta de semifinales ante el Independiente de Santa Fé salvó al equipo en numerosas ocasiones. Martín Silva es un portero muy fiable y seguro. En el medio del campo, el equipo de Paraguay tiene un triple pivote formado por Aranda, Pittoni y Giménez, aunque hay muchos periodistas paraguayos que siguen a diario la información del Olimpia que especulan que podría jugar en la final Mazacotte en lugar del argentino Giménez. Aranda y Pittoni son los dos jugadores que más se involucran en la contención del equipo en el medio del campo. En las bandas actuaran como carrileros Benítez y Alejandro Silva. Silva es un jugador que es muy peligroso con esas internadas que realiza por la banda derecha. Este carrilero destaca por poner unos centros de gran nivel, tener mucha habilidad de regate y una gran velocidad.  Arriba para el gol, estarán Salgueiro actuando de segundo delantero y  Bareiro de delantero centro. Salgueiro es un jugador que tiene una enorme efectividad de goleadora mientras que Bareiro es un delantero que sabe jugar muy bien de espaldas a portería y tiene una gran movilidad. Ferreyra es otro delantero muy interesante que podría entrar como revulsivo y ha marcado un gran número de goles en este torneo. Una cosa muy destacable del equipo paraguayo es lo bien que ejecutan los paraguayos sus jugadas a balón parado, en especial sus faltas. Pittoni y Miranda son dos grandes especialistas a la hora de lanzar faltas.

En resumen, dentro de pocas horas se va a disputar un partido que promete ser muy entretenido y apasionante. La final de la Copa Confederaciones es uno de los eventos más importantes del fútbol internacional. Este partido nos va a deparar un nuevo campeón que dentro de pocos meses tendrá la oportunidad de jugar el Mundial de Clubes ante equipos del nivel del Bayern de Munich o el Raja Casablanca (que es uno de los clubs más importantes de la historia del fútbol africano y será el equipo anfitrión del torneo).

1 comentario:

Nahuel Bargas dijo...

Diego Tardelli fue de los jugadores más regulares del Mineiro en toda la copa, el más desequilibrante por cierto.
La Copa Libertadores tiene ciertas fallas, cómo por ejemplo mala organización y el error de no disputar la final a partido único en terreno neutral, casi siempre las vueltas son encuentros muy complicados y en Brasil es caracteristico la agresión a los vistantes.
Saludos