jueves, 20 de junio de 2013

El día que la selección japonesa impresionó a la afición brasileña



Se comenta mucho el hecho de que la afición brasileña siempre que ve algún partido en el que es neutral se posiciona siempre a favor del equipo más modesto y en contra del favorito.   
Eso se comprobó en el duelo de la Copa Confederaciones entre Italia y Japón. Siempre que Italia tenía el dominio de la pelota acaba recibiendo los pitos de la grada y en cambio cuando la tenían los nipones, la selección japonesa recibía el aplauso unánime y los gritos de ánimo de los hinchas brasileños. 
Además, los brasileños sabían perfectamente que Italia es la única selección que les puede hacer frente en la lucha por la primera plaza del Grupo A y es por ello por lo que también la afición brasileña quería que los nipones ganaran. Fue tan enorme el apoyo que los hinchas brasileños les dieron a los jugadores nipones que habían momentos en los que el combinado japonés parecía que estaba jugando en el Saitama Stadium y no en el Estádio Adelmar da Costa Carvalho ese estadio en el que el Sport Recife juega habitualmente y en el que se desarrollaba este encuentro.

Alberto Zaccheroni comentaba en la previa del partido que sólo habían mostrado el 50 por ciento de lo que eran en el primer partido ante Brasil. 
Hizo mucho daño esa derrota que la selección nipona sufrió ante Brasil por 3 a 0. Japón a pesar de recibir una derrota tan abultada siempre intentó plantarle cara a la canarinha y le hizo sufrir en la primera parte a Brasil con algún disparo peligroso de Honda. Aun así Japón no estuvo al nivel de una de las grandes selecciones del mundo pero la actitud que mostró el combinado nipón fue muy buena. Japón mereció perder ese partido porque Brasil rindió a un nivel impresionante pero no con un resultado tan abultado. 

Japón arrancó con mucha energía y tuvo las ideas muy claras desde el principio. Salió a dominar la posesión del balón desde el inicio. La primera parte que hizo Japón fue un auténtico espectáculo. 
En cambio, Italia hizo un partido horrible y es muy extraño que una selección como Italia a la que le gusta tener mucho la posesión del balón hiciera el partido tan malo que hizo. En algunos momentos de la primera parte, Italia recordó a esa Italia tan lamentable de la Eurocopa 2004. 
Gran culpa de esto, la tuvo la mala actuación que hizo Pirlo. No es nada habitual que un mediocampista como Pirlo que tiene mucha clase, creatividad y está rindiendo durante estas últimas dos temporadas a un nivel impresionante con la Juventus de Turin hiciera el partido tan malo que hizo y realizara tantos pases imprecisos. Me atrevería a decir que De Rossi estuvo mejor que Pirlo en este partido. Es evidente que cuando un mediocampista que tiene la creatividad que posee Pirlo tiene un día horrible es difícil dominar la posesión del balón porque Pirlo es el motor de la selección azzurra y todo lo que hace Italia depende en gran parte de todo lo que haga el jugador que nació en Flero.

En cambio, el otro organizador del juego que había en el partido, Yasuhito Endo, sí que tuvo uno de sus mejores días y realizó un gran elenco de pases excepcionales. Endo quizás no será un jugador muy conocido por parte de los aficionados europeos debido a la gran cantidad de temporadas que lleva jugando en su liga nacional con el Gamba Osaka donde es considerado como una auténtica legenda así que para este veterano jugador este partido fue una gran oportunidad de mostrar su calidad ante todo el mundo.   
Sus dos grandes estrellas, Kagawa y Honda volvieron loca a la defensa italiana y siempre que tenían la pelota no paraban de generar peligro con su enorme velocidad y con la gran capacidad que tienen ambos (en especial Keisuke Honda)  de desequilibrar a los defensas rivales. 
A parte de lo que hacía Japón con balón, también fue muy importante lo que hacía Japón sin el balón. Los jugadores japoneses presionaron muy bien la salida de balón de los jugadores italianos. En la primera parte la posesión del balón tenía una duración muy efímera para Italia y eso fue debido en gran parte a la gran labor que desempeñó Makoto Hasebe en la contención. 
Aunque los mediocampistas de Japón defendían bien cuando no tenían el dominio del esférico los defensas nipones no hicieron una actuación buena sobretodo Yoshida y Uchida quienes tuvieron una noche totalmente aciaga.

Japón fue el equipo que ofreció una propuesta de juego estética pero Italia viendo que el contexto del encuentro no era del todo bueno, tiró de casta y oficio para remontar el encuentro en la segunda parte. Al principio del partido la selección italiana se quedó anonadada con el arranque de los nipones. 
Tras los dos primeros goles, tres jugadores de la selección italiana que estaban en el banquillo se reían de lo que estaban viendo porque fue insólito que una selección que históricamente ha sido tan modesta (pero que en la actualidad está viviendo un momento espléndido) como Japón estuviera humillando de la manera que lo hizo a una selección tan grande como Italia en la primera parte. Pronto Prandelli les llamó la atención porque el juego que estaba ofreciendo Italia no era para él un motivo de burla y sí de preocupación. Ambas selecciones nos ofrecieron el partido más entretenido de todos los que se han podido ver hasta ahora de la Copa Confederaciones 2013.

Mucho tendrá que mejorar Italia si quiere acabar primera de su grupo y llegar a la final. 
En cambio, Japón aunque ya esté matemáticamente eliminada se puede ir con la cabeza bien alta con el gran partido que hizo ante Italia y es muy posible que los japoneses se marchen de este torneo con una victoria ante México viendo el mal torneo que han hecho los mexicanos y teniendo en cuenta que no han convocado a una de sus máximas estrellas como es Carlos Vela. Si Japón desarrolla ante México el mismo juego que mostraron ante los italianos seguramente les ganaran.

1 comentario:

Nahuel Bargas dijo...

Gran tarea de Japón, una lástima la eliminación. Pagó caro errores infantiles en defensa y bueno, para mí el penal que cobró Abal en contra no fue.
Saludos